La euforia que se siente al tomar estas drogas es como tener mucha energía. Puedes sentirte muy sociable y hablar mucho. Pero las sales de baño también pueden causar mareos y hacer que la persona sienta miedo y se vuelva violenta. Es posible que vea, sienta u oiga cosas que piensa que están ahí pero que en realidad no existen. También puede empezar a pensar en suicidarse.

Hay quienes terminan en la sala de emergencias o incluso mueren después de consumir sales de baño. El riesgo es mayor cuando la droga se aspira o se inyecta.

Siguiente: Efectos de las sales de baño en el cerebro y el cuerpo