Foto de un farmacólogo entregándole una prescripción a una mujer jovenLas personas que se vuelven adictas a los medicamentos para el dolor necesitan tomar más y más de la droga para sentir la misma sensación. Pueden tratar de visitar diferentes farmacias (vendedores de medicamentos) para que nadie se de cuenta que es la misma persona la que está comprando todos estos medicamentos

El abuso de los medicamentos para el dolor puede ocasionar vómito.

El abuso de los medicamentos para el dolor hace que se pongan muy pequeñas las pupilas (el círculo negro en el centro de cada ojo).

El abuso de los medicamentos para el dolor puede causar estreñimiento (dificultad para tener una evacuación intestinal).

Cuando las personas fuman, aspiran o se inyectan medicamentos para el dolor, tienen una reacción más fuerte del que tendrían al tragar pastillas. Puede que el estar drogado sea más fuerte, pero también es más peligroso y puede causar dificultad al respirar.

Las personas que se vuelven adictas a los medicamentos para el dolor tienen que tomar más y más de la droga para obtener el mismo nivel de euforia.

Las personas que son adictas a los medicamentos para el dolor pueden visitar muchos médicos diferentes en secreto para tratar de obtener el mayor número posible de recetas de analgésicos. Luego, pueden visitar diferentes farmacias (donde se venden los medicamentos con receta) para que nadie se dé cuenta de que una sola persona está comprando todas estas pastillas para el dolor. Esto se conoce en inglés como "doctor shopping" y no solo es ilegal, sino que también es sumamente peligroso.

Las personas que están tratando de dejar los medicamentos para el dolor pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Dolor en los músculos y huesos
  • Escalofríos
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Nerviosismo, enojo o tristeza
  • Insomnio

Asimismo podrían sentir una fuerte necesidad de consumir esta droga.