Los medicamentos para el dolor alivian el dolor de una cirugía o lesiones. Necesitas una nota del médico (llamado receta médica) para comprar algunos de los tipos más fuertes de estos medicamentos. Los medicamentos para el dolor son legales y útiles para usar cuando un médico te los receta para tratar tu problema de salud.

Pero a veces, las personas toman estos medicamentos sin receta médica para drogarse o para intentar curarse a ellos mismos o sus amigos. Los traficantes de drogas venden estas pastillas al igual que venden la heroína o la cocaína. Algunas personas piden prestado o roban estas píldoras de otras personas.

Algunas personas creen que abusar los medicamentos para el dolor es más seguro que abusar otras drogas vendidas en la calle porque son medicamentos. El abuso de los medicamentos para el dolor recetados puede ser tan peligroso como el abuso de la heroína o la cocaína.

La oxicodona es un medicamento para el dolor que las personas suelen abusar. A veces se conoce por el nombre de la marca comercial OxyContin® o Percocet®. Otro medicamento para el dolor que a menudo se abusa es la hidrocodona. Una de sus marcas comerciales es Vicodin®.

Los medicamentos para el dolor son generalmente de color blanco, redondos o píldoras ovaladas. Se pueden tomar enteras, fumadas o machucarlas hasta lograr un polvo que se aspira o se inyecta.

Al igual que la heroína, las pastillas para el dolor pueden causar una oleada de buenas emociones cuando son tomadas al principio, pero también puede hacer que te de ganas de vomitar y pueden darte mucho sueño.

Los analgésicos alivian el dolor de una cirugía o lesiones. Necesitas una nota del médico (llamado receta médica) para comprar algunos tipos de analgésicos fuertes. Los analgésicos recetados son legales y útiles para usar cuando un médico se los receta para tratar tu problema médico.

Pero a veces, las personas toman estos analgésicos sin receta médica para drogarse o para intentar tratarse ellos mismos o sus amigos. Los traficantes de drogas venden estas pastillas al igual que venden la heroína o la cocaína. Algunas personas piden prestado o roban estas píldoras de otras personas.

Los analgésicos recetados no son más seguros de abusar que las drogas vendidas en la calle porque son medicamentos. El abuso de los analgésicos recetados puede ser tan peligroso como el abuso de la heroína o la cocaína.

La oxicodona es un analgésico que las personas suelen abusar. A veces se conoce por el nombre de la marca comercial OxyContin® o Percocet®. Otro analgésico que a menudo se abusa es la hidrocodona. Una de sus marcas comerciales es Vicodin®.

Los analgésicos son generalmente de color blanco, redondos o píldoras ovaladas. Se pueden tomar enteras, fumadas o machucarlas hasta lograr un polvo que se aspira o se inyecta.

Al igual que la heroína, las pastillas para el dolor pueden causar una oleada de buenas emociones cuando son tomadas al principio, pero también puede hacer que te de ganas de vomitar y pueden darte mucho sueño.