Si abusaste de las drogas en algún momento en tu vida, puedes sentir que es difícil decirles a otros, especialmente a tus hijos, que no deben consumir drogas. Cada persona maneja este problema de una forma distinta.

Si decides contarles a tus hijos de tu pasado, ten en cuenta:

  • No compartir demasiados detalles sobre tu experiencia de abuso de drogas.
  • Recalcar cuales fueron los problemas que pudieron haber ocurrido por el abuso de drogas. Por ejemplo, ¿Hay cosas que no recuerdas por haber estado drogado(a)? ¿Peleaste con tus amigos o familiares a causa de las drogas? ¿Fue el abuso de drogas un obstáculo para poder ahorrar dinero, sacar mejores notas o tener un mejor trabajo?
  • Explica porque no consumirías drogas en este momento.
  • Diles que tú quieres que tus hijos no cometan los mismos errores que tú cometiste.
  • Se flexible a la reacción que tus hijos pueden tener al enterarse de tu pasado.  

Los padres que tienen una historia de problema de drogas, usualmente no comparten esto con sus hijos. Esto es en parte porque tienen miedo que sus hijos vayan a querer hacer lo mismo. Pero los estudios científicos han demostrado que:

  • Cuando los padres les dicen a sus hijos que ellos no quieren que sus hijos consuman drogas, es menos probable que los hijos consuman drogas.
  • Los hijos quieren escuchar el consejo de sus padres sobre las drogas.