Al consumir drogas, los padres u otros miembros de la familia pueden perjudicar a los niños.

Abandono

  • Es posible que quienes tienen problemas de drogas se olviden de cuidar a los niños.
  • Quizás no haya nadie para prepararles la comida, ayudarlos a bañarse y vestirse o llevarlos a la escuela.
  • Tal vez no haya nadie que les compre ropa o se las lave.
  • O que los lleve al médico o los ayude con la tarea.

Condiciones de vida inseguras

  • Es posible que el consumo de drogas impida a los padres trabajar y ganar dinero.
  • Por lo que podrían gastarse todos los ahorros de la familia.
  • Los niños podrían quedarse sin calefacción, comida, electricidad o incluso un lugar para vivir.

Daño físico

  • La presencia en la casa de miembros de la familia con problemas de drogas puede no ser segura para los niños.
  • Es posible que estas personas no estén lo suficientemente alertas como para proteger a los niños de accidentes o de otros adultos que podrían hacerles daño.
  • Es posible que haya muchas peleas y que los niños sufran abandono o abuso.
  • También es peligroso para los niños que alguien en la casa venda drogas o cometa otros delitos.

Quizás los niños deban abandonar su hogar

  • Si los padres consumen drogas, el Departamento de Servicios para Menores y Familias puede llevarse a los niños del hogar para brindarles seguridad y cuidados. Es posible que tengan que vivir en otra casa con un familiar o que tengan que ir a un hogar de tránsito.

Problemas futuros

  • Cuando los niños crecen rodeados de estos problemas es más probable que también tengan problemas de drogas en el futuro.

Visita la página Cómo ayudar a los niños y adolescentes a vivir sin drogas de la serie de lectura fácil Easy-to-read Drug Facts para aprender a evitar que los niños consuman drogas.

SIGUIENTE: El consumo de drogas y los bebés en gestación