Bebé llorando©iStock.com/brebca
Tomar alcohol durante el embarazo es la causa más común de problemas de salud en los recién nacidos.

Cuando una mujer está embarazada, hay un bebé creciendo dentro de ella. Si esa mujer consume drogas durante el embarazo, las drogas pueden pasar al bebé.

Tomar alcohol durante el embarazo es la causa más común de problemas de salud en los recién nacidos que se pueden evitar.

Es posible que el bebé:

  • sea pequeño al nacer
  • tenga problemas para comer o dormir
  • tenga problemas de movimiento o problemas de la vista o del oído
  • tenga un desarrollo lento

A medida que crece, es posible que el niño:

  • tenga problemas para seguir instrucciones y tal vez haya que repetirle las cosas muchas veces
  • tenga problemas para prestar atención y aprender en la escuela
  • necesite maestros y escuelas especiales
  • tenga problemas para llevarse bien con los demás
  • se comporte mal y no entienda las consecuencias de hacer cosas malas
  • tenga él mismo problemas con las drogas

Los niños de madres que bebieron alcohol y se drogaron durante el embarazo a veces necesitan atención médica especial durante toda la vida. Es posible que algunos no puedan vivir solos cuando son adultos.

Hay programas para ayudar a que las mujeres embarazadas dejen de consumir drogas en forma segura y brindarles atención durante el embarazo. También hay medicamentos para ayudar a tratar a las mujeres embarazadas que son adictas a los opioides, como analgésicos (medicamentos para el dolor) o heroína, si bien algunos bebés pueden necesitar tratamiento para los síntomas de abstinencia. Pero los resultados son mejores para el bebé si la mamá toma medicamentos para tratar la adicción durante el embarazo en vez de dejar de tomar opioides de un día para otro. Si una mujer embarazada trata de dejar las drogas o el alcohol de golpe y sin ayuda médica, puede causarle daño al bebé.

A cualquier persona que tenga un problema de drogas le puede resultar difícil dejar de drogarse. Pero las mujeres, en particular, pueden tener miedo de buscar ayuda durante o después del embarazo. Pueden tener miedo de la ley, de los servicios sociales, de ser juzgadas por los demás o de la falta de atención para el niño mientras ella esté en tratamiento. Las mujeres embarazadas que están bajo tratamiento médico deben hablar con el médico sobre su plan de tratamiento para las drogas.