Todas las drogas afectan el cerebro. Por eso es que pueden hacerte sentir eufórico o deprimido, rápido o lento. También pueden hacerte ver cosas que no existen.

Algunas drogas pueden dañar tu cerebro y afectar la forma en que actúas y cómo te sientes. Estos problemas pueden durar solo un rato o pueden durar para el resto de tu vida.

Algunas drogas pueden modificar rápidamente tu estado de ánimo. Puedes sentir tristeza, enojo o miedo sin ningún motivo, o reaccionar exageradamente ante problemas mínimos. Puedes ponerte violento o pensar que alguien quiere lastimarte.

Algunas drogas pueden hacer que sea difícil prestar atención, recordar cosas o pensar con claridad. Es por eso que a menudo las personas toman malas decisiones cuando están bajo su efecto.

Las drogas también pueden afectar tu capacidad de disfrutar las cosas. Cuando eres adicto, las cosas que solían hacerte sentir bien ya no te hacen feliz. Es posible que dejes de disfrutar estar con tus amigos o ver tu película favorita porque solo piensas en conseguir más drogas. En general, empiezas a disfrutar las cosas de nuevo una vez que dejas las drogas, pero eso puede llevar tiempo.

SIGUIENTE: El consumo de drogas y los problemas de salud mental suelen ir de la mano