Foto de un hombre preocupado, con las manos en la caraMás de la mitad de las personas que tienen un problema de consumo de drogas tienen también un problema de salud mental, como depresión, ansiedad o trastorno bipolar.

Entre las personas que tienen problemas de consumo de drogas, más de la mitad también tienen algún problema de salud mental, como:

  • depresión, que las hace sentirse tristes y cansadas.
  • ansiedad, que las hace sentirse nerviosas, preocupadas y asustadas.
  • trastorno bipolar, que hace que las personas cambien de estados de ánimo rápidamente. Puede que tengan bastante energía en un momento, o sentirse de mal genio, después están tristes, cansadas y desesperadas.
  • trastorno de déficit de atención con hiperactividad (attention deficit hyperactivity disorder—ADHD), que hace que se les dificulte poder prestar atención, quedarse quietas y comportarse bien.
  • trastorno de personalidad antisocial, hace que se les dificulte el tener buenas relaciones personales y darle importancia a los sentimientos de los demás.    

Los problemas de abuso de drogas y los problemas de salud mental afectan las mismas partes del cerebro. Por eso es que las personas que sufren de estos problemas mentales tienen el doble del riesgo de tener problemas de consumo de drogas.

Cuando alguien se siente muy mal emocionalmente, puede consumir drogas para sentirse mejor. Desafortunadamente, esto usualmente no funciona por un largo tiempo. En vez de sentirse mejor, la persona puede volverse adicta a las drogas y sentirse aún peor que antes.  

El problema de consumo de drogas puede empeorar el problema de salud mental. Al mismo tiempo, un problema de salud mental puede empeorar el problema de consumo de drogas. Cuando una persona sufre de estos dos problemas al mismo tiempo, es necesario que reciba tratamiento para los dos problemas para poder mejorarse.