Photo of woman on stretcher with oxygen maskFoto: ©istock.com/STEFANOLUNARDIEl uso indebido de analgésicos puede ponerte en estado de coma; esto es cuando nada te puede despertar.

Estos son solo algunos de los problemas que puede causar el uso indebido de analgésicos:

Detención de la respiración

El uso indebido de analgésicos puede hacer más lenta la respiración o detenerla por completo.

Coma

El uso indebido de analgésicos te puede poner en un estado de coma; esto es cuando nada te puede despertar.

Sobredosis

Muchas personas mueren por sobredosis de analgésicos porque dejan de respirar. En realidad, todos los años hay más sobredosis de analgésicos que de otras drogas.

Los síntomas de una posible sobredosis de analgésicos son:

  • piel fría y sudorosa
  • confusión, temblores
  • muchísimo sueño
  • dificultad para despertar a la persona
  • incapacidad de hablar
  • problemas para respirar
  • coma

Si alguien que tú conoces tiene cualquiera de estos síntomas debes llamar al 911 inmediatamente. Diles que la persona no respira o no responde.

Tratamiento de una sobredosis

Es posible sufrir una sobredosis de heroína o de analgésicos recetados. La naloxona es un medicamento que puede revertir rápidamente una sobredosis de opioides y salvarle la vida a quien sufre una sobredosis de analgésicos. Está permitido tener naloxona en casa, pregúntale al farmacéutico cómo la puedes obtener.

Adicción

Los analgésicos recetados pueden ser útiles para aliviar el dolor pero también pueden ser tan adictivos como la heroína. Es posible volverse adicto a los analgésicos recetados. Con el tiempo, pueden modificar la forma en que funciona el cerebro. Cuando la persona deja de consumir el medicamento, el cuerpo puede confundirse y comenzar a sentirse enfermo. lo que hace que sea difícil dejar la droga. Esto es lo que se conoce como adicción.

Para asegurarte de que tomas los medicamentos de la manera correcta puedes seguir estos pasos:

  • sigue las instrucciones que te dio el médico o el farmacéutico;
  • ten presente que la combinación de ciertos medicamentos con el alcohol puede hacer más intensos los efectos secundarios;
  • no interrumpas el medicamento ni cambies la dosis sin consultar primero al médico;
  • no tomes analgésicos que fueron recetados para otra persona;
  • nunca le des tus medicamentos a nadie;
  • guarda los medicamentos en un lugar seguro.

 Cuando una persona adicta trata de dejar los analgésicos recetados puede:

  • sentir dolores en los músculos y en los huesos
  • tener escalofríos
  • vomitar
  • tener diarrea
  • sentirse nerviosa, enojada o muy triste
  • tener problemas para dormir
  • sentir una necesidad muy fuerte de tomar la droga

La buena noticia es que hay medicamentos que pueden ayudar. El apoyo psicológico también puede ser útil.

Recuerda que aun con el tratamiento puede ser difícil mantenerte alejado de los medicamentos que no deberías estar tomando. Es posible que el cuerpo sienta un deseo intenso de consumirlos. Ese deseo se puede presentar hasta años después de haberlos dejado. Tal vez sea necesario hacer varios intentos para poder dejar. Esto es normal. Por eso también es importante seguir con el tratamiento durante todo el tiempo que recomiende el médico.