Foto de una joven con náuseas en el bañoFoto: ©istock.com/KatarzynaBialasiewiczLa heroína puede causar vómitos.

Estos son solo algunos de los problemas que puede causar la heroína:

Malestares y comezón

La heroína puede causar vómitos y una comezón intensa.

Detención de la respiración

La heroína puede hacer más lenta la respiración o detenerla por completo. La heroína te puede matar.

VIH/sida, hepatitis

Si se comparten agujas usadas para inyectarse heroína es posible contraer el VIH, sida o hepatitis (una enfermedad del hígado). Estas enfermedades también se pueden contagiar al tener sexo sin protección, y a las personas drogadas se les puede olvidar usar condones.

Sobredosis

Una sobredosis ocurre cuando una persona consume una cantidad de droga suficiente para generar una reacción muy mala o causarle la muerte. Muchas personas mueren por sobredosis de heroína porque la droga hace muy lenta la respiración y puede detenerla por completo. Las sobredosis de heroína ocurren porque la gente no sabe qué tan fuerte es la heroína hasta que la consume. Los síntomas de una sobredosis de heroína son:

  • respiración lenta
  • latidos lentos o corazón detenido
  • uñas y labios azules
  • piel fría y húmeda
  • temblores
  • incapacidad de hablar
  • la persona no se despierta

Si alguien que tú conoces tiene cualquiera de estos síntomas debes llamar al 911 inmediatamente. Diles que la persona no respira o no responde.

Tratamiento de una sobredosis

La naloxona es un medicamento que puede detener rápidamente una sobredosis de opioides. Si alguien sufre una sobredosis de analgésicos, la naloxona puede salvarle la vida.

Los analgésicos opioides recetados OxyContin y Vicodin tienen efectos similares a la heroína. Las investigaciones sugieren que el uso inapropiado de estos medicamentos puede abrir la puerta al consumo de heroína.

Adicción

Puede ser muy fácil volverse adicto a la heroína. Con el tiempo, la droga puede modificar la forma en que funciona el cerebro. Cuando una persona deja de consumirla, el cuerpo puede confundirse y comenzar a sentirse muy enfermo, lo que hace que sea difícil dejar de drogarse. Esto es lo que se conoce como adicción.

La adicción a la heroína puede ocurrir ya sea que te inyectes, aspires o fumes la droga. No hay ninguna diferencia. Las personas adictas a la heroína necesitan seguir tomando la droga para sentirse normales. Con el tiempo, es posible que necesiten tomar más y más droga para llegar al mismo estado de euforia o "high". Es posible que tengan dolores en los músculos y en los huesos, sientan escalofríos, tengan vómitos y se sientan nerviosas. Tendrán una necesidad muy fuerte de volver a drogarse para sentirse mejor.

Afortunadamente, hay medicamentos que pueden ayudar con la adicción a la heroína. El apoyo psicológico también puede ser útil.

Recuerda que aun con el tratamiento puede ser difícil mantenerse alejado de la heroína. Es posible que el cuerpo sienta un deseo intenso de la droga. Ese deseo se puede presentar hasta años después de haber dejado de consumir heroína. Tal vez sea necesario hacer varios intentos de dejar. Por eso es que es importante seguir con el tratamiento durante todo el tiempo que recomiende el médico.