"Monica" trató de dejar de fumar y recayó dos veces. Cada una de esas veces aprendió algo nuevo sobre su adicción. (Esta historia está basada en las experiencias de personas reales cuyos nombres se han cambiado).
Foto de una jovenFoto: ©istock.com/m-imagephotography

La primera vez, dejé de fumar por apenas 2 días. Estaba segura de que podía hacerlo sola. Volví a fumar en el bar. Estaba acostumbrada a fumar un cigarrillo cuando tomaba cerveza. Pensé: "Ah, ¡que bien me vendría un cigarrillo ahora! Solo el último con esta cerveza". Pero no fumé uno solo. Terminé comprando un paquete y para el final de la noche me había fumado la mitad. Cuando al día siguiente hablé con mi consejera del servicio para dejar de fumar, me sentía avergonzada. Pero ella me dijo que es muy común que la gente retome el cigarrillo. Lo importante es volver a intentar. Me dijo que pensara qué fue lo que me hizo desear un cigarrillo. Me di cuenta de que el sabor de la cerveza y el olor del cigarrilo de las personas en el bar automáticamente me hicieron recordar las sensaciones agradables que sentía al fumar.

Entonces decidí no ir más a ningún bar donde se pudiera fumar.

Pasó una semana hasta que volví a reincidir. Estaba almorzando con amigos y me sentía tensa por un proyecto que me habían asignado en el trabajo. Alguien me ofreció un cigarrillo. Sin pensarlo, lo encendí. Después de unas pocas pitadas, me dije "¿Qué estás haciendo", y lo apagué.

Traté de dejar de nuevo, y esta vez hablé con mi médico sobre los medicamentos que me podrían ayudar. También me puse en el bolsillo una lista de las razones por las que estaba dejando de fumar y armé un "equipo para dejar de fumar" que puse en mi bolso. Ese equipo incluía una pelota antiestrés de goma para apretar si me sentía tensa, goma de mascar para mantener la boca ocupada y el celular con el número de mi compañera con quien estaba intentando dejar de fumar en marcado rápido. A veces hablo con ella unos minutos y me olvido de las ganas de fumar.

Durante un tiempo, cada día era un desafío. Pero lo hago un día a la vez. Ya van 279... y sigo sumando.

Infórmate más: ¿Por qué Mónica se esforzó tanto para dejar de fumar? Lee sobre los efectos dañinos del tabaco.

Lee más sobre cómo Mónica decidió dejar de fumar.