Si en algún momento de tu vida consumiste drogas, te puede resultar difícil decirles a tus hijos que no lo hagan. Cada uno encara este problema de manera distinta.

Si decides contarles a tus hijos sobre tu pasado:

  • no des muchos detalles sobre tu consumo anterior de drogas;
  • señala los problemas que las drogas pudieron haberte causado. Por ejemplo, ¿hay cosas que no recuerdes porque estabas bajo el efecto de las drogas? ¿Te peleaste con amigos o familiares a raíz de las drogas? ¿El consumo de drogas te impidió ahorrar dinero, obtener mejores calificaciones en la escuela o conseguir un trabajo mejor?;
  • explica por qué no consumirías drogas ahora. Diles que ahora se sabe más sobre los efectos perjudiciales de las drogas, especialmente la forma en que pueden dañar el cerebro;
  • diles que quieres evitar que ellos cometan los mismos errores que cometiste tú;
  • está abierto a las diferentes respuestas que puedan tener tus hijos ante el hecho de que tú consumiste drogas en el pasado.

Los padres que consumieron drogas a menudo no hablan para nada sobre drogas con sus hijos. Temen que los hijos imiten lo que ellos hicieron. Pero las investigaciones indican que:

  • cuando los padres les dicen a sus hijos que no quieren que consuman drogas, es menos probable que los hijos las consuman;
  • los hijos quieren que los padres los aconsejen sobre las drogas.

SIGUIENTE: Teléfonos y sitios en internet para la prevención del consumo de drogas