Las personas que están tratando de dejar de consumir drogas pueden cometer errores, sentirse mal y empezar a consumir de nuevo. Esta vuelta al consumo de drogas se llama recaída. La recaída es común y normal y le sucede a muchas personas que se están recuperando de la adicción. Las personas a menudo tendrán una o más recaídas a lo largo del camino. Se necesita práctica para aprender a vivir sin drogas.

Dejar de consumir drogas es como tratar de hacer dieta para adelgazar. Es difícil aprender a hacer las cosas de manera diferente, como comer menos, hacer más ejercicio y evitar algunos alimentos favoritos. Es fácil tener un desliz, comer de más y aumentar el peso perdido. Pero entonces hay que intentarlo de nuevo.

Lo mismo ocurre cuando se trata de dejar las drogas. Las personas adictas pueden recibir tratamiento, recaer en la droga y luego volver al tratamiento muchas veces antes de que dé resultado. Si eso sucede, es necesario regresar al tratamiento lo más pronto posible.

Peligro de sobredosis

En el caso de algunas drogas, una recaída puede ser muy peligrosa e incluso causar la muerte. Si una persona deja de tomar drogas y luego toma la cantidad que consumía antes de dejarlas, puede fácilmente tomar una sobredosis. Su cuerpo ya no está acostumbrado a tener la misma cantidad de la droga en el organismo. Una sobredosis ocurre cuando una droga produce síntomas dañinos graves o causa la muerte.

Por eso es importante tomar en serio el plan de tratamiento El tratamiento puede ayudar a reducir la probabilidad de una recaída y una sobredosis de drogas.

SIGUIENTE: ¿Cómo pueden ayudar los amigos y la familia?