Algunas veces las personas dejan de consumir drogas por un tiempo, pero aunque se hayan esforzado vuelven a consumir drogas. A esto se le llama recaer. Las personas que se están recuperando de una adicción usualmente tienen una o más recaídas.

La adicción a las drogas es una enfermedad crónica (una enfermedad que dura un largo tiempo). Esto significa que se queda con la persona por un largo plazo, algunas veces de por vida. No se va como una gripe. Una persona con una adicción puede recibir tratamiento y dejar de consumir drogas. Pero si vuelve a consumirlas, va a:

  • sentir una necesidad muy fuerte de seguir consumiendo la droga
  • querer consumir más y más droga
  • necesitar volver a recibir tratamiento lo más pronto posible

La persona puede volver a estar tan atrapada por la droga y tan fuera de control como en un comienzo.

Recuperarse de una adicción significa que tienes que dejar de consumir la droga Y aprender a pensar, sentir y afrontar problemas de otra forma. La adicción a las drogas hace que sea más difícil funcionar en la vida diaria. Esto afecta como actúas con tu familia, en el trabajo y en la comunidad. Es difícil cambiar tantas cosas al mismo tiempo y no volver a caer en malos hábitos.

La recuperación de una adicción es un esfuerzo que dura toda la vida.