Foto de un hombre con barba.©istock.com/pixelheadphoto

La recuperación es el proceso por el que las personas mejoran su salud y su bienestar y vuelven a vivir una vida plena. Decimos que alguien está "en recuperación" cuando ha superado el problema de la adicción y elige cambios positivos en la salud, las actividades sociales y los valores que forman parte de su estilo de vida.

La adicción a las drogas hace que sea difícil funcionar bien en la vida diaria. Afecta la manera de actuar con la familia, en el trabajo y en la comunidad. Es difícil cambiar tantas cosas a la vez y no volver a caer en los viejos hábitos. Recuperarse de una adicción quiere decir que la persona ha dejado de consumir drogas y también ha aprendido a pensar y sentir en forma diferente y a enfrentar los problemas de otra manera.

La recuperación de la adicción es un esfuerzo que puede llevar toda la vida. Eso es porque la adicción a la droga es una enfermedad compleja del cerebro que dura mucho tiempo, y dejar la droga por lo general requiere más que el simple hecho de querer hacerlo o tener mucha fuerza de voluntad. Las drogas pueden modificar el cerebro en formas que hacen que sea muy difícil dejar de consumirlas, incluso para quienes quieren dejar de drogarse. Por eso es que una persona puede ser adicta durante mucho tiempo, a veces durante toda la vida. No es algo que se pase como se pasa un resfrío. 

Pero con tratamiento, es posible dejar de consumir drogas y mejorar la salud y el bienestar.