Imagen de la cruz verde que identifica a las farmaciasFoto: NIDA

La planta de marihuana tiene sustancias químicas que pueden ser de ayuda en algunos problemas de salud. El uso de la planta como medicina para ciertas enfermedades se está legalizando en más estados, pero no hay suficientes investigaciones para demostrar que la planta completa es eficaz para tratar o curar esas enfermedades. Además, el gobierno de Estados Unidos todavía no considera la marihuana como un medicamento, por lo que la droga sigue siendo ilegal a nivel nacional.

Se han creado algunos medicamentos en forma de pastillas y aceites. Estos medicamentos contienen sustancias que son como las de la planta de marihuana pero no son del mismo tipo que las que fuma la gente normalmente. Pueden servir para:

  • tratar las náuseas en pacientes de cáncer
  • estimular el apetito en las personas con sida que no tienen ganas de comer

Fumar marihuana medicinal también puede dañar los pulmones. Estos y otros efectos en el cerebro y el cuerpo podrían hacer que la marihuana medicinal haga más mal que bien.

Otro problema con la marihuana medicinal es que los ingredientes no son exactamente los mismos de una planta a otra. No hay forma de saber qué es lo que se obtiene.

Los científicos están tratando de hallar la forma de crear medicamentos basados en la marihuana que sean seguros.