La mayoría de las personas adictas no pueden dejar de consumir drogas fácilmente en el momento que quieren. Hasta tanto el cerebro y el cuerpo no dejen de sentir que necesitan la droga, la persona no se sentirá bien. A veces los medicamentos pueden hacer que sea más fácil dejar de consumir una droga sin sentirse enfermo.

Pero sacar la droga del sistema de una persona es solo el primer paso.

Las personas adictas también necesitan cambiar la forma en que hacen las cosas para poder volver a llevar una vida sana y sin drogas.

Cuando se drogaban, estaban tan enfocadas en la droga que:

  • No les importaba la familia, el trabajo ni la comunidad. Las personas adictas por lo general se ven en muchos problemas por no respetar las reglas y no cumplir sus promesas.
  • No se ocupaban de su salud. Es probable que una persona adicta no duerma bien, no coma bien, no se lave los dientes o no busque tratamiento si sufre alguna infección. El consumo de la droga le puede haberle causado problemas de salud.
  • Las cosas de las que disfrutaban antes de drogarse ya no las hacen sentirse bien. Cuando una persona se droga, deja de dedicarse a sus intereses, a sus pasatiempos y a sus amigos.

Hablar con médicos y consejeros profesionales (personas entrenadas para escuchar y ayudar a resolver problemas personales) o con otras personas que también están en tratamiento puede servir.

Llama al 1-800-662-HELP (4357) o visita la página de búsqueda de servicios de tratamiento para la salud del comportamiento de SAHMSA (en inglés) para encontrar consejeros profesionales y opciones de tratamiento para las drogas en tu zona.