La adicción puede ser hereditaria. Si hay personas en tu familia que sufren de adicciones, puede ser que te vuelvas adicto si consumes drogas. Es como tener una mayor probabilidad de contraer una enfermedad del corazón porque tu padre y muchos de sus familiares la tienen.

A menudo, muchas personas en una familia tendrán problemas con las drogas. Puede ser un problema que se mantiene a través de varias generaciones. Esto puede suceder aunque la familia sea rica, pobre, o clase media.

Cuando los padres tienen problemas con las drogas, la vida en el hogar puede ser muy infeliz para los niños. Eso puede hacerlos aún más propensos a la adicción cuando crezcan.

La buena noticia es que muchos niños cuyos padres tenían problemas con las drogas no se convierten en adictos cuando crecen. No cabe duda que el riesgo es más alto, pero no tiene por qué suceder  y pueden protegerse contra el riesgo simplemente al no abusar de las drogas.