Hay distintos tipos de tratamiento que dan buenos resultados según cada persona. Todo depende de qué tan grave sea el problema de drogas y a qué drogas sea adicta la persona. También depende de la persona misma, porque cada individuo es diferente. El tratamiento no es de "talla única". Lo que da resultado con una persona puede no servir con otra. Es importante que cada uno hable con su médico para encontrar un plan de tratamiento que se ajuste a su necesidad.

Algunos tratamientos son en hospitales o clínicas donde la persona se interna durante días, semanas o meses. Otros son durante el día, en una clínica o consultorio médico, y la persona no duerme allí por las noches. En el tratamiento de la adicción se usan medicamentos y la terapia con consejeros profesionales. Los medicamentos pueden ayudar a que una persona deje de consumir alcohol, tabaco, heroína y algunas medicinas recetadas para el dolor.

  • Hay medicamentos que pueden ayudar a que la persona no se sienta tan mal cuando deja la droga por primera vez.
  • Otros medicamentos pueden ayudarla a mantenerse lejos de las drogas.
  • Otros pueden ayudarla a que elija no beber. Por ejemplo, hay un medicamento que te hace vomitar y sentirte enfermo si tomas alcohol.
  • Otros medicamentos hacen que la persona no desee tanto la droga.
  • Y hay otros que bloquean la euforia o "high" que la gente siente cuando se droga. Esto también puede hacer que sea más fácil dejar la droga.

Para la adicción a ciertas drogas no hay medicamentos, pero la medicina puede servir para ayudar a aliviar los síntomas de abstinencia, que son desagradables. Los tratamientos de la adicción que incluyen medicamentos deberían incluir también las consultas con un consejero profesional siempre que sea posible. Las consultas pueden ser privadas, en grupo o, a veces, con el grupo familiar.

Hablar sobre tus sentimientos con un consejero profesional (una persona entrenada para escuchar y ayudar a resolver problemas personales) se llama “terapia de conversación” y también es un tipo importante de tratamiento. La sesión puede ser entre tú y tu consejero solamente. A veces, para ayudar a resolver problemas familiares, pueden participar miembros de la familia. También puedes hablar con otras personas que están en tratamiento como tú, en un grupo guiado por un consejero profesional. Las personas que toman medicamentos ven el mayor beneficio cuando combinan la medicina con la terapia del consejero profesional. Pero la medicina por sí sola también puede ser útil si no es posible reunirse con un consejero profesional.

El hecho de hablar ayuda a que las personas con adicciones:

  • entiendan por qué se volvieron adictas
  • vean en qué forma las drogas han cambiado su forma de actuar
  • aprendan a manejar los problemas y no quieran escaparse de ellos por medio de las drogas
  • aprendan a evitar los lugares, personas y situaciones que pueden tentarlas a consumir drogas

Las sesiones con un consejero profesional pueden ser difíciles al principio, pero cuanto más tiempo pasa una persona sin drogarse, las reuniones son cada vez más cortas y más espaciadas. Es posible que la persona siga necesitando ayuda incluso después de haber completado el tratamiento. Hay muchos tipos de ayuda disponible, como por ejemplo grupos de apoyo para una droga específica, programas de computación para hablar con consejeros profesionales cuando no se puede hacer la reunión en persona y alojamientos especiales para la etapa de recuperación.