Las personas que tienen problemas de drogas pueden actuar distinto a como actuaban antes. Es posible que:

  • cambien mucho de amigos
  • pasen mucho tiempo solas y prefieran no pasar tiempo con la familia o amigos como lo hacían antes
  • pierdan el interés en sus cosas favoritas
  • se descuiden: no se bañen, no se cambien de ropa, no se laven los dientes
  • estén muy cansadas y tristes
  • cambien sus hábitos de comida (es posible que coman más o coman menos)
  • tengan mucha energía, hablen rápido o digan cosas que no tienen sentido
  • estén nerviosas o irritables (de mal humor)
  • pasen rápidamente de sentirse mal a sentirse bien
  • duerman en horarios extraños
  • falten a citas importantes
  • tengan problemas en el trabajo o la escuela

Las personas adictas por lo general no pueden dejar de drogarse por sí solas. Es posible que traten de dejar la droga pero después se sientan muy enfermas. Entonces se vuelven a drogar para no sentirse mal. Siguen drogándose a pesar de que al hacerlo causan problemas familiares, legales y de salud. Es posible que necesiten ayuda para dejar de consumir drogas.

El tratamiento puede ayudar. Infórmate más en la página Tratamiento y recuperación de la serie de lectura fácil Easy-to-Read Drug Facts.