Ilustraciones de una cabeza mostrando el cerebro y columna Cuando usas una droga por un tiempo, las partes del cerebro que dan la sensación de sentirse bien se acostumbran a esto. Pronto, tu cerebro y tu cuerpo empiezan a necesitar la droga simplemente para sentirte normal.

No todas las personas que usan drogas se vuelven adictas. El cuerpo de cada persona y su cerebro son distintos. Entonces cada persona reacciona distinta a las drogas. Tus relaciones, el ambiente que te rodea y el estrés también pueden influenciar en que tan propenso eres a volverte adicto.

¿Pero cómo es que usar drogas se convierte en una adicción?

Nuestros cerebros quieren que nosotros repitamos cosas que necesitamos o que disfrutamos—como comer una buena comida. Por eso es que uno quiere comer más postre aunque sepa que no debe comer más. Es por eso que los niños gritan “¡otra vez!” cuando uno hace algo que los hace reír.

Todas las drogas de abuso estimulan las partes del cerebro que te hacen sentir bien. Pero, después de que usas una droga por un tiempo, las partes que te hacen sentir bien se acostumbran a esto. Entonces necesitas usar más y más droga para sentir lo mismo. Pronto, tu cerebro y tu cuerpo necesitan tener la droga simplemente para que te puedas sentir normal. Si no tienes la droga te sientes terrible y enfermo.  No vuelves a sentir las sensaciones placenteras que sentías al comienzo.